MI BAUTISMO - «ESPÍRITU SANTO»

Enfócate en desarrollar
los dones del ESPÍRITU SANTO
y serás de gran bendición para
tu generación.

¿Qué sucede en el Santísimo Sacramento del Bautismo?

1. Gracias al Bautismo, somos purificados del Pecado original (el pecado de las primeras personas Adán y Eva en el paraíso), con el que nace toda persona.
2. También somos liberados de los pecados personales.
3. Nos convertimos en parte de la Iglesia y del cuerpo de Cristo. Una vez recibido el sacramento del bautismo tenemos acceso a los otros sacramentos y comenzamos a emprender el camino del Espíritu. Purificados por el perdón incondicional de Dios, nos convertimos, a todos los efectos, en sus hijos.
4. Tu nombre está inscrito en el libro de la vida.
5. Recibimos al ángel de la guarda o ángel custodio es el ángel al que Dios da la misión de proteger, guardar y guiar a una persona durante su vida en la tierra.
6. Recibimos a un santo patrón es nuestro defensor y protector como intercesores y abogados ante Dios. Estos santos del cielo reciben las oraciones de los que están en la tierra y pueden presentarlas ante Dios.

¿Qué sucede en el Santísimo Sacramento de la Crismación?

1. Se abren los cielos, desciende el Espíritu Santo y la voz de Dios Padre confirma la filiación divina de Cristo a través de la unción con aceite santo que consiste en la mezcla de aceite de oliva con otras sustancias aromáticas. El sacerdote unge a la persona con el crisma y le hace la señal de la cruz en la frente, ojos, ventanas de la nariz, boca, orejas, pecho, manos y pies; mientras dice las palabras «sello del don del Espíritu Santo». El Santo Óleo se bendice una vez al año por el obispo durante la misa crismal del Jueves Santo. Todo esto simboliza la fortaleza en la lucha contra las tentaciones, una especie de escudo contra el pecado. El fin de este símbolo del bautismo, es consagrar la entrada del cristiano en la gran familia de la iglesia simbolizando el don del Espíritu Santo.
2. Recibimos los siete dones del Espíritu Santo que son: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
3. Una persona se convierte en un soldado de Cristo.
4. El Espíritu Santo da fuerza espiritual para combatir el mal.

CIRIO DE BAUTISMO

Después del bautismo, tras la crismación y la imposición de la vestidura blanca, uno de los padrinos, enciende la vela en la llama del cirio pascual. Una vez encendido el celebrante dice: A vosotros, padres y padrinos, se os confía acrecentar esta luz. Que vuestro hijo, iluminado por Cristo, camine siempre como hijo de la luz. Y perseverando en la fe, pueda salir con todos los santos al encuentro del Señor.

«En el mundo existe la lucha entre el bien y el mal. Es la lucha entre el demonio y Dios. Esto existe todavía. Cuando a cada uno de nosotros le vienen las ganas de hacer una maldad. Esa pequeña maldad es una inspiración del diablo. Que a través de la debilidad que ha dejado en nosotros el pecado original te lleva a esto. Se hace el mal en las pequeñas cosas como en las cosas grandes». «Es una guerra contra la verdad de Dios, la verdad de la vida, contra la alegría. Esta lucha entre el diablo y Dios dice la Biblia que continuará hasta el fin».

(SEGUNDA CARTA A LOS CORINTIOS 3:16-18)
Pero al que se convierte al Señor, se le cae el velo.
Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.
Nosotros, en cambio, con el rostro descubierto, reflejamos, como en un espejo, la gloria del Señor, y somos transfigurados a su propia imagen con un esplendor cada vez más glorioso, por la acción del Señor, que es Espíritu.

(ROMANOS 15:13)
Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo.

Leer Más
16.07.2022